martes, 9 de agosto de 2011


Cuando pensás, oís.
Eso te impide hallar la solución.
Silencio, amigo, silencio,
deja cantar al pájaro
del sentimiento.


10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. E igual la solución está en lo que se oye.

    :D

    ResponderEliminar
  3. Un cuadro neural. Si no oyeras nada más que tus pensamientos... si tuvieras un interruptor... pero eso es fantasía, o ciencia ficción

    ResponderEliminar
  4. Siempre sentir! Muy lindo, Pablo.

    ResponderEliminar
  5. OH!
    hace mucho que no vengo por sus lares
    y justo sus palabras justas le dicen
    justo lo que mis ajustados oidos no
    quieren oir...
    shhhh... por lo bajo, en silencio.
    hagamos silencio y escuchemos silvar el viento

    nanoNano :0)

    ResponderEliminar
  6. Alguien me dijo una vez que se aprende mucho de los pájaros si se los observa. Creo que no lo comprendí muy bien, hasta ahora.

    Bonitos versos,
    besos

    ResponderEliminar
  7. precioso poema
    daniela
    de http://lareconstrucciondeldeseo.wordpress.com/
    (sigo sin poder comentar con mi usuario!)

    ResponderEliminar