viernes, 31 de diciembre de 2010

amí


el tren de y veinte ya se fue
ya se estaba yendo
cuando el sueño, pasado de cocción, aguachento,
perdió su verosímil
y hombre y caballo -triste desencanto-
se duplicaron.

los significantes están
apenas corridos
de las cosas
¿por qué conservo el paragüero bala de cañón?
¿qué significa
eso?
¿quiero morir? ¿me pongo una bomba a mí mismo?
¿me la pongo?

el acusado declara: que en horas de la mañana la cabeza
le patea en contra,
que en distintas ocasiones
durante los últimos once meses
del año del señor dos mil tatatá,
su corazón latió a razón de tres golpes
por segundo sin que hubiera motivos
aceptables para sentir "chucho"
(se le pide al acusado que aclare el significado
de este último término, a lo que el susodicho responde:
"miedo, miedo de mí mismo, miedo del miedo,
miedo a una flor, miedo a la miedocridad")
ante lo expuesto, el honorable tribunal resuelve:
fundirse en fraternal abrazo alrededor del acusado
e invitarlo a desahogarse hasta que se le pase.
dejar en libertad al diciente recordándosele
a modo de advertencia las sabias palabras
del Dr. Doctor: "sed como los niños
que hacen el amor sin saberlo"

cuando el chorro de agua tibia
me devuelva como de un vientre
fresco, listo
para ser empleado
ya se habrá ido el tren de y veinte
hoy es hoy
no estaba seguro.



10 comentarios:

  1. "sed como los niños
    que hacen el amor sin saberlo"

    Que sabias palabras contra ese miedo a la miedocridad...

    Me encantó tu poema, perfecto para una noche como ésta. La vida está llena de Magia. Solo hay que abrirse...

    Un abrazo, y que el nuevo año traiga muchas flores, besos y sobre todo Magia ;)

    ResponderEliminar
  2. Pablo, el miércoles hay lectura en rodney, vas?
    quiero la plaqueta conquistemos/cambiemos el mundo!
    buen año!
    -me encantan los trenes y tus poemas-

    ResponderEliminar
  3. por un dos mil tatatá mas uno con flores sin chucho y abrazos multitudinarios!
    te quiero amigo!!

    ResponderEliminar
  4. Envuelto en papel fino que deja transparentarse los nervios y los tendones.
    Brutal

    ResponderEliminar
  5. pusieron a las 21hs en el flyer. circula por facebook, si no mandame mail y te lo reenvio
    beso!

    ResponderEliminar
  6. es simplemente maravilloso leerte...
    si digo algo mas, está de mas...

    besotes

    ResponderEliminar
  7. Qué grosso amí, ya de entrada arranca a full, el tipo que se queda dormido mientras se le va el tren y que ahí tiene un sueño pasado de cocción, aguachento (golazo, aguachento), y hasta te lo avisa, que el sueño perdió el verosimil, que en el sueño el significante está corrido de las cosas (como en poesía?), y a mí me gustó esa mezcla de registros,es muy onírica, entre lo coloquial y lo judicial, el diciente que dice tener chucho, que explica chucho es mi miedo al miedo, mi miedo a la miedocridad, para que el honorable tribunal al final resuelva fundirse en fraternal abrazo alrededor del acusado, y el dr. doctor (yo también flasheo con los nombres cuando sueño, casi nunca hay nombres) sentencie sed como los niños, o como los caballos, que la pon... sin saberlo. Y cómo está narrado el despertar, también, es un nacimiento todos los días, salir devuelto del sueño como de un vientre en un chorro de agua tibia, para encontrarse cara a cara con el hoy, con lo cotidiano, con el tren de y veinte que ya se fue. Bardeé con al extensión. A este lo subo al podio de mis dilectos, eh. Y el del pozo, siniestro !

    ResponderEliminar
  8. un desvario: directo al record...muchas gracias!

    ResponderEliminar