martes, 20 de enero de 2009

4- De casa al trabajo

En el camino al trabajo fui madurando el proyecto emancipatorio. Ahorrando la mitad de mi sueldo me quedaba resto para aportar en casa y salir una vez por semana con los chicos. En seis meses juntaba depósito y adelanto. El tema del espacio me daba igual. Veintiséis años durmiendo con tu hermano hacen que un iglú te parezca la isla de Caras. Lo que no estaba dispuesto a resignar era el dominio exclusivo sobre ese espacio. Nada de vivir con amigos. Me puse a enumerar mentalmente algunos de los gastos que tendría que suprimir/moderar en adelante. Para empezar, no más salidas los sábados. Un esfuerzo menor teniendo en cuenta las alternativas de la noche porteña. Por otro lado, como dice Julián, los viernes están más lejos del lunes y la gente –las mujeres- está de mejor talante. Las fechas de inscripción para la facultad me habían pasado por arriba así que no se me iba a licuar la guita en apuntes y boletos de colectivo durante los cuatro meses venideros. En cuanto a mi vestuario, hace rato que se había asimilado con el de Hernán, muy para mi beneficio, ya que mi hermano tiene una marcada debilidad por la ropa de marca. En caso de emergencia –salida con una mujer- siempre estaba Once.
Para cuando llegué a la cuadra del laburo el estrés post traumático del episodio “mi-madre-sedándose-con-ginebra-a-las-siete-de-la-mañana” se había transformado en el catalizador del demorado plan “salir-de-casa-como-sea”. El tero de la esquina estaba alimentando la cría. Haciéndome visera con la mano alcancé a ver como los retoños desplumados abrían sus fauces invocando su derecho filial a la papa. Abrí la boca a mi vez y emití un mudo grito primal.

4 comentarios:

  1. Muy bueno Pol, un concepto muy fiel al de nuestras vidas! felicitaciones! Muy bien, 10.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué "Momento Cucaracha"?.

    ResponderEliminar
  3. El único consuelo por haber insistido durante días en encontarte bajo el nombre "mundocucaracha" es que puedo leer las 4 ediciones de esta apasionante historia de un tirón.
    Es como el que llega tarde a Lost...

    Queremos más Pol!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. ese Hernan es el peor de todos los villanos de todos los tiempos

    beso

    ResponderEliminar