sábado, 18 de diciembre de 2010

Bandera blanca


Detrás del alambrado, más allá
de los límites
de tu canchita mental,
el amor tiene su reglamento propio.

Vos pensás en la forma del amor
como si fuera el fondo,
y mandás a tus soldados
que vigilen el perímetro.

Toda esa energía
derrochada.

Mientras tus manos se pelean entre sí
acá flamea una bandera blanca
hecha con piel de nena.


13 comentarios:

  1. Ahora sí.
    Con ese perímetro ni se me ocurriría visitar el fondo.

    ResponderEliminar
  2. quiero jugar en esa cancha...

    Te mando un abrazo PABLO, gracias por pasar por freaksion

    Pablo Gabo

    ResponderEliminar
  3. Decidido: De hoy en adelante ondearé la bandera blanca.

    Sé feliz, amigo Pablo!

    ResponderEliminar
  4. A ver... has cogido la pistola, has apuntado; te has cerciorado de dónde ibas a dar y has disparado.
    Qué manera de describir algo a lo que cuesta tanto nombrar.

    Besos con perímetro y con bandera

    ResponderEliminar
  5. todo muy lindo, pero... no se me rinda, viejo!!!
    por lo pronto, póngalo en manos del referí, pero no deje el partido, que la única lucha que se pierde es la que se abandona!

    ResponderEliminar
  6. preciosos tus textos y los que citás
    y acerca de lo del derroche... hoy descubrí que marguerite duras dijo que "no hay errores sólo hay actos extraños" así que a derrochar, que no es derroche :)
    daniela

    ResponderEliminar
  7. Más allá de tu canchita mental, de lo que te jugás en tu mente, el amor tiene su reglamento propio; al amor en sí no le importan tus conjeturas, ni especulaciones, y demás. Me gustó el texto. Golazo, puedo decir desde la canchita mental de mi recepción.

    ResponderEliminar
  8. Todo amor tiene una guerra...cuánta energía derrochada...Me encantó ;)

    Un abrazo.

    Mery.

    ResponderEliminar