lunes, 4 de enero de 2010

Astronautas


No digas que estás solo.
La gente siempre encuentra un motivo
para alejarse de los que están solos.
Odiá al que todos odian, festéjale el chiste
a tus jefes, por nada des tu vida, si no te queda otra,
negociala.
Antes de que se quede dormida
decile que va a ser para siempre,
si necesitás un favor
llamá a un amigo y preguntale sobre sus proyectos,
sonreíle al encargado de tu edificio,
cada tanto sobale la espalda a tu viejo.
Cuando pasás con el tren delante de la villa
¿no agradecés que exista la inercia?
Que no te aflija la miseria ajena; el mundo es una puesta en escena
y se necesitan muchos pobres para que hagan de extras.
Algún día se va a acabar, van a enrollar el cielo
y lo van a subir a un camión.
No importa.

En ese momento vamos a estar
volando, con una olla en la cabeza,

a toda velocidad, hacia la distante luna.

5 comentarios:

  1. y si ahí tampoco funciona la cosa?
    seguiremos volando, como laucha por tirante!

    ResponderEliminar
  2. y los que se quieran quedar...
    Carpe diem ¿querrás decir?

    nano nano

    Pistacho

    lcpistacho.blogspot.com

    ResponderEliminar